12 de noviembre de 2011

Los bancos están en crisis


El 2001, la crisis del 2001, pasó hace poco. Nada. 10 años en la vida de un pueblo es un suspiro. Hace 10 años, el poder económico de este país se quedó con los ahorros de todo un pueblo. En pesos y en dólares. Los que tienen y tuvieron que ver con ese esquema político-económico tienen cada vez menos poder. Los que fueron presidentes en ese período (M#n#m, De la Rua, Duhalde) no pueden presentarse a nivel nacional. Solo el primero puede npresentarse en La Rioja, pero tiene mas que ver con su caudillaje que con otra cosa. 

Los economistas que nos llevaron a eso están igual. O peor. Todo el elenco neoliberal, encabezado por Cavallo, y con todo el resto encolumnado detrás, pierden credibilidad minuto a minuto. El ataque especulativo contra el dólar, en realidad, es contra los bancos. Resulta que el central no pierde dólares gracias al mercado cambairio, sino gracias a que los depósitos en dólares que se contabilizan como reservas, se van de los bancos. 

Así, entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre los ahorristas locales sacaron de los bancos 645 millones de dólares . Lo dijo el Banco Central en su último informe monetario semanal. (...) El informe no contempla lo que ocurrió entre el 7 y el 11 de noviembre: los banqueros admiten que perdieron no menos del 10% de los depósitos en moneda extranjera, lo que llevaría el monto de esta particular fuga a una cifra que oscila entre los1.300 y 1.500 millones de dólares.

Esto lo dice Clarín en su nota de hoy. Es decir, que el problema no está en el tipo de cambio (o por lo menos, no solo), sino en la confianza que tenemos en el sistema financiero. La nula confianza (mejor) que tenemos en el sistema financiero. El reflejo del primer ataque especulativo contra nuestra moneda, no es comprar dólares, sino sacar los dólares del sistema. Es interesante mirar como funciona esto, y entender que nuestro sistema bancario no funciona. Está en una crisis terminal y sobrevive gracias a que al país le va bien. Tenemos bancos que son incapaces de estimular el ahorro, de estimular los créditos hipotecarios y los créditos para inversión. Tenemos bancos que estimulan el consumo y tienen un sistema que les garantiza ganancias extraordinarias. Pero la base del éxito de los bancos es la confianza. Y la confianza hoy, como desde hace 10 años, es 0.

Este ataque especulativo contra el peso y contra el Gobierno (recomiendo leer los comentarios de esta nota de La Nación), tiene su contrapeso en la crisis del sistema bancario. Son estos, a través de sus fundaciones, economistas y periodistas, los que promueven su propia pérdida de depósitos. Son ellos los que, a través de sus ansias de condicionar al gobierno, los que se condicionan solos. El Gobierno popular tiene suficiente resto como para garantizar los dólares depositados en los bancos. Los bancos no tienen suficiente resto como para bancar una crisis financiera, a pesar de que tuvieron ganancias extraordinarias en todo este período. Es la preocupación de los bancos lo que va a calmar esta situación, y lo que va a terminar con la ola de rumores que solo los incautos (que se quemaron con leche hace 10 años) compran.

Nosotros tenemos el recuerdo del 2001. Nosotros recordamos como los gobiernos salvaron a los bancos y no a los ahorristas, de como el corralito, el corralón, la pesificación asimétrica y tantas otras medidas fueron pensadas por los bancos y aplicadas por los políticos, para salvar a los bancos. Tenemos memoria como para acordarnos de que fue el esfuerzo, el hambre, la pobreza y la indigencia de nuestro Pueblo lo que financió a los bancos privados (nacionales y extranjeros) de nuestro país. Este pasado reciente (que es presente en otras latitudes) está en nuestra piel todavía. No pasó tanto tiempo. Nos acordamos. Todos. Es hora que los bancos (y tantos otros actores politico-económicos) se comporten como lo que son, y garanticen la cantidad de pesos y dólares, brinden confianza al sistema y dejen de operar desde las sombras contra el peso. Porque llegado el caso de elegir entre un banco y sus ahorristas, este gobierno (y bancado por todos sus militantes) ya tiene en claro lo que va a elegir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada