13 de septiembre de 2011

#elfindelperiodismo Nº 17299

Resulta que Clarín refrita una nota sobre el GAFI, donde vuelve con la lista gris (?) y la expulsíon que vamos a sufrir en el G20. No, no es desesperación. Es estupidez. Repasemos.

"Banqueros, industriales, ruralistas y operadores bursátiles juran que no lo hicieron a pedido del Gobierno. Lo cierto es que acaban de enviar una carta al Gafi, la organización internacional que vigila el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, preocupados por la posibilidad de que la Argentina reciba, cuanto menos, otra amonestación severa ."

Esta noticia, que en principio podria ser una buena noticia, porque mostraria a un empresariado preocupado por el interes nacional (ni yo me lo creo) es transformada por el compañero Oña en una nota que putea al Gobierno. Insistimos, la noticia, es ese párrafo. Lo que sigue es una vaguedad.

Resumida, la carta pondera los avances que el Gobierno ha realizado en sus políticas contra el lavado de dinero, manifiesta la disposición del G 6 a dialogar y a esforzarse para canalizar las propuestas que sean necesarias. Suena evidente que apunta a un plenario de finales de octubre, en la capital francesa, donde será abordado el caso argentino.
En febrero pasado, el ministro de Justicia viajó a París para tratar de frenar una sanción a la Argentina que veía venir. Julio Alak llevó una ley sacada de apuro, bajo la presión de Cristina Kirchner y con el apoyo del arco opositor. Pese a todo, no consiguió evitar que el país fuese incluido en la incómoda lista gris .
Luego, se conoció el informe del Gafi que nos toca. Para empezar, advierte“deficiencias estratégicas” en el control del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. De seguido, juzga necesario confiscar bienes y aumentar la vigilancia sobre las transferencias financieras y las actividades sospechosas.
En realidad, hace tiempo que el Gafi le reclama al Gobierno una ley específica y rigurosa . El kirchnerismo la elude por razones políticas y porque teme crear zonas en las que podrían entrar movimientos piqueteros y organizaciones consideradas sociales. O piensa, finalmente, que la norma no cubrirá las pretensiones de París.
Dentro del G 6, el italiano Del Búfalo es visto como un hombre amplio y moderado. Pero saben de sobra que aun cuando presida la organización, ni remotamente lleva la voz cantante. Ese papel está reservado a EE.UU. y a los europeos . Especialmente dura es la posición que le atribuyen al gobierno de Obama, tras el episodio del avión militar y los cruces recurrentes con el kirchnerismo.
Alemania es otro país que pisa fuerte, y tampoco manifiesta buena predisposición hacia el Gobierno. Existen varios más, en la propia Europa. Y el problema rebota en el Grupo de los 20, donde la Argentina comparte territorio, entre otros, con las potencias, Brasil y China: no faltan quienes quieren dejarla afuera del club .
Varias cosas: 
1) Todos sabemos lo que son actividades sospechosas. Lo sufrimos aqui y se sufre a nivel global. Ese concepto es inviable en una sociedad como la nuestra. Y en manos de un gobierno represivo (como el de la Alianza, por ejemplo) es altamente peligroso un concepto como ese.

2) El Gobierno, a mi juicio, protege al pais de la locura del mundo. Ninguna ley puede ser perfecta. El GAFI es parte del show internacional de la lucha contra el terrorismo. Por razones geopoliticas es bueno estar dentro. Nada mas. Y hay que buscar el interes nacional, esto es, que parte de estar dentro del GAFI nos sirve y que parte no. Como todo, no hay que ser obsecuente de un organismo internacional que siempre tiene otros intereses a los nuestros.

3) Cruces recurrentes con el kirchnerismo (?). Aja. Estoy schockeado.

4) Clarin y La Nación se la pasan haciendo fuerza (no hacen lobby porque no les da) para que el pais se vaya de G20. "Es informacion", con tono de Majul, seguramente dira este periodista u otro. Yo creo que no se cansan de predecir cosas nefastas y no se cansan de errarle. Como siempre, las cosas a la larga, alguna vez pasan. El "te lo dije" sonara alguna vez, pero no será en el corto plazo.

Clarin hace rato que abandonó al periodismo. Hace rato que las notas firmadas son operaciones. Estan cada vez mas abajo, en calidad, en ventas, en seriedad. Del ridiculo no se vuelve, decía el general. Estan a un paso de no volver. El jueves, con la manija que le van a dar a Schoklender, puede ser ese dia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada