12 de septiembre de 2011

El rol de los Organismos de DDHH



Desde hace unos años, mas precisamente desde el reinicio de los juicios y la profundización del modelo nacional y popular con la estatización de los fondos previsionales, Aerolineas y la Ley de Medios.  El empate hegemónico que existía en el país desde 1955, donde el peronismo tenía los votos y la oligarquía tenía el poder militar colapsaba definitivamente en ese año.

Luego de la derrota electoral de 2009, la corporación económica esperaba la rendición incondicional del Gobierno. El ajuste y la devaluación era el programa. Moyano había pensado en renunciar. "hay que profundizar", dijo Nestor. Visionario. ¿Que tiene que ver todo esto con los organismos de DDHH? Mucho. Casi todo.

Durante el 2008 y el 2009 se intentó instalar la idea de que el gobierno no terminaba. El golpe de los grupos económicos era inminente. Se instaló en los diarios y en las discusiones por TV. "Hay nun señor que se llama Cobos ¿no?", dijo Grondona a un soberbio Biolcatti. "Eso es lo que te quería escuchar", fue la republicana respuesta. ¿Por que el PODER argentino no pudo instalar la idea del Golpe? ¿Por que, si lo hicieron infinidad de veces? La diferencia entre este presente y el pasado son los Organismos de DDHH. No son la revolución, está claro. Pero a cada militante de esos espacios les debemos que la idea de un Golpe de Estado, de la interrupción de un Gobierno constitucional, sea desechada de plano. 

Fueron 28 años de democracia donde Madres, Abuelas, HIJOS, Familiares y las distintas organizaciones nos enseñaron a valorar lo que tenemos, en paz, y con Justicia, Memoria y Verdad. Esos actos, que muchas veces fueron ninguneados por los grandes medios, valorados cuando solamente se creía que era testimonial y con preocupación a partir de la reapertura de los juicios por crímenes de lesa humanidad. Atacar a Abuelas, en la figura de Estela, y a Madres en la figura de Hebe, no es solo revanchismo. Es la condición necesaria para que pueda existir la posibilidad de un golpe militar. Fueron los Organismos de DDHH los que nos explicaron como hacer, aún en los momentos mas duros, cuando no había ni Memoria, ni Verdad, ni Justica.

A ellos y a quienes hoy continúan con su legado, les debemos que hoy este Gobierno pueda profundizar sin temores. Les debemos que el PODER no sea tan PODER, ya que carece del poder de fuego material y ahora del poder de fuego simbólico. La democracia se fortalece cuando es la política la que conduce y los poderes corporativos están subordinados. Crear conciencia, crear ciudadanía, difundir valores morales, ser nuestras abuelas, nuestras madres, nuestros hermanos. Unir. Entrelazar. Recrear tejido social. Todo eso hay que tenerlo en cuenta hoy, que las corporaciones se quieren llevar puesta a Hebe. No es que necesite defensa, claro. Pero si para saber de que lado estar, sin dudas, porque les debemos demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada