17 de abril de 2012

La crisis española y el fin de REPSOL-YPF

Con ajuste y todo, España no cumplirá las metas presupuestarias, como refleja esta nota de El Pais. Lo que nosotros ya vivimos, lo están viviendo allá. El ajuste permanente como receta no soluciona la crisis, sino que la agrava. Pero el escenario es peor, porque seguramente la visión de la nota es la visión optimista. 

La nota propone que el deficit durante los próximos 5 años va a ser entre el 6 y el 3%. España no emite dinero. Tiene continentalizada su politica monetaria, por lo que la UNICA forma de de zanjar ese deficit es tomando deuda. La deuda pública, para el año próximo, está calculada en el 83% del PBI. Y creciendo para los próximos años. ¿Las razones? Una economía en crisis, hace bajar las calificaciones de las calificadoras de riesgo, lo que hace que tomar deuda sea cada vez mas caro. Es un circulo vicioso que, a la larga, hace la deuda impagable. El 2001 como metáfora, lo tienen en el horizonte. Y, me parece, que no lo logran ver del todo.

El problema principal, entonces, no es económico, sino cultural. La soberbia europea de que nunca les va a pasar nada grave es una enfermedad intratable. El creerse los dueños del planeta, tambien. Ahi tienen la encrucijada sobre su futuro: arremangarse con humildad y ponerse a laburar o seguir creyendose la historia del centro del mundo y chocar. El problema es que ellos van a chocar a mucha mas velocidad y desde mucho mas arriba. El golpe va a ser feroz.

En el medio de esto está YPF. España no está en condiciones de que, por ejemplo, se nacionalicen los bancos de matriz española. O que se les niegue la salida de utilidades. Desde hace años (para ser moderados) los bancos de origen español en Argentina, solventan las ganancias de las casas matrices. Recordamos, tambien, como se abrieron de gambas durante el corralito. Hasta el Rio tuvo que cambiar de nombre.

Mas alla de las bravuconadas que no hay que contestar, hay que tener la perspectiva de que ellos están en una crisis que no pueden manejar. No pueden salir del euro, porque dejarían de recibir ayuda y no pueden seguir, porque están pagando la crisis del centro de Europa. 


En el camino de Grecia, no tiene otra que sostenerse. para eso está Rajoy, para garantizar los negocios. Con Repsol no pudo. Le quedan Telefónica (ojo, que se la ven venir), el Santander Rio y el BBVA, por citar tres grosos. Tendrá que demostrar España, también, que puede arrastrar "al mundo" contra la Argentina. Por lo pronto, mas allá de la torpeza de hablar de tiros en los pies, el canciller Garcia-Margallo esperaba otra cosa de Hillary (ver aca). No va a ser fácil para España hacerlo, y eso es gracias a la gran política internacional que tuvimos en todos estos años, mientras la gilada hablaba de aislamiento. La respuesta española (¿cerrar el comercio bilateral?) puede provocar nuevas nacionalizaciones. Ellos tienen mucho mas que perder que nosotros, porque, repito, están sosteniendo ganancias en casas matrices con la renta extraordinaria obtenida acá. 

¿Se atreverán a tensar mas la relación? ¿O preservarán el resto de los negocios? Apelar al patrioterismo por una empresa privada que ni siquiera tiene dueños españoles en su mayoría accionaria, parece exagerado. Si el PP lo está pensando para desviar el curso de atención sobre su crisis interna, se puede arriesgar a profundizar su crisis económica. Salidas tienen pocas. Una, la mas racional, es poner el tema en un paraguas y esperar a ver como se resuelve. Yo no creo que hagan eso. Su soberbia se los impide. La misma soberbia que los hunde cada vez mas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada