18 de octubre de 2012

El sistema político en crisis

No les alcanzó con la paliza de 2011. No les alcanzó con mentir y manipular encuestas para que en las PASO Cristina saque mas del 50% de los votos. No les alcanzó hablar de relato, de etapa agotada, de fin del kirchnerismo y todas esas huevadas que se dijeron. No les alcanzó con la realidad. Insisten.

De igual forma, lo que sorprende es que insistan otros actores. Como si fuera una remake clase B de una película cómica, nuevamnte empiezan a hablar de "los intendentes del conurbano que se van a ir del kirchnerismo". Les voy a contar un secreto. NADIE abandona un exito. Y el que lo hace (ver Malvinas Argentinas) se enfrenta a desafíos que son impensados. Porque, claro, la realidad te pega duro y de esa no volvés.

Uno puede hacer cualquier cosa menos estar fuera de la realidad. Desde este blog creemos que quien mejor interpreta la realidad es quien conduce. Y Cristina, en su magistral acto del 17 de Octubre, nos dice “El peronismo no se mide por la antigüedad, se mide por los hechos, el compromiso y las obras”. O sea, el peronismo está donde el Pueblo acompaña. Insistimos con este concepto porque nos parece clave para entender el presente. Interpretar la realidad de una forma correcta, es el primer paso para la conducción de un movimiento político.

Nuestro país es infinitamente mas complejo que lo que intentan mostrar los políticos opositores. Las falencias estructurales heredades de la dictadura y el menemismo (que recién ahora estamos resolviendo), el treinta y pico por ciento de trabajo en negro, la falta de infraestructura escolar, que recién después de 8 años con una inversión del 6% del PBI estamos empezando a resolver (con todo lo que todavía falta) y podemos enumerar mil cosas mas. "Lo que logramos es el piso" dijo Cristina ayer, "y debemos cuidarlo entre todos, oficialistas y opositores". Pero los opositores están en otra.

A diferencia de Capriles, que intentó hacer un chavismo sin el chavismo, esto es, mantener los programas sociales y los proyectos de inversión (por lo menos lo decía en la campaña) lo que implicaba reconocer la realidad y actuar sobre ella. Acá la cosa es distinta. La oposición no tiene agenda propia. Están demasiado pendientes de los destinos de las corporaciones como para pensar y actuar por si mismos. "si desaparece TN como nos vamos a comunicar con nuestros votantes" dijo Aguad ayer. Son telepolíticos que no sirven para otra cosa que opinar en los estudios de TV, lo que los periodistas quieren escuchar. 

El show permanente se ha apropiado de la oposición,con un problema: no es creíble. El cacerolazo del otro día (y el que viene) le pide al gobierno que "los escuche", que los tenga en cuenta. Son tipos sin representación política. Son tipos sin un anclaje que los interpele y los represente. Y entonces votan al menos malo o al que "le puede ganar a Cristina". Yo tengo una noticia pésima. Sin proyecto político superador, Cristina o quien sea que represente a este proyecto, vuelve a  ganar. Y por mas diferencia. Demasiado recordamos todos al 2001, como para volver a las aventuras. Nosotros queremos una oposición seria, que nos obligue a mejorar. Pero lo que hay es esto. Demasiado hacemos nosotros solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada