3 de febrero de 2014

Lo que se puede y lo que no

Los últimos meses parecen un video clip. Todo es vertiginoso. El nuevo equipo económico de Cristina, parece que está hace años. En este contexto, es necesario pensar antes de actuar. Imposible parar la pelota, pero por lo menos hacerla circular. Es lo que trata de hacer Coqui Capitanich todas las mañanas. A veces le sale y otras veces no. No es poco, en un momento de embestida de los sectores oligopólicos.
Lo que pasa tiene nombre: grupos concentrados no venden un producto (soja) especulando con una nueva devaluación para tener un mayor margen de ganancia. Especulan con que se incendie el país para llenarse de plata. Es lo q hicieron siempre y es lo que van a seguir haciendo.

La "burguesía nacional" (así, entre comillas porque nunca dejaron de ser piratas contrabandistas) reacciona de la forma que sabe hacerlo: aumentando los precios por las dudas. Y los consumidores reaccionamos de la única forma que sabemos hacerlo: culpando al Estado. Asi nos enseñaron que había que reaccionar. Las empresas hacen lo que pueden, condicionadas por las malas políticas del Estado. Esto nos lleva a un viejo debate: ¿Donde está el poder real? 

El poder es eso. Poder hacer algo. Claramente, el Gobierno no puede hacer algunas cosas, por presión de grupos económicos que son mas poderosos que el Estado. Esta idea de que el único poder es el poder político tiene cada vez menos adeptos, pero sigue siendo mayoritaria. Y en cierta medida lógica. claro. Pero una luz existe al final del túnel. El control que puede ejercer el Pueblo principalemente a los supermercados (que se llenaron de plata estos años y son quienes se quedan con la mayor parte del excedente de la cadena productiva), puede ser una forma de empezar a que el Estado pueda. Empoderar, lo llama Cristina. Hacerse cargo, digo yo. Hacerse cargo de cuidar estos 10 años, para que los próximos 10 sean mejores. Y solo van a ser mejores si los Grupos Concentrados son menos concentrados. Y cuando el Estado pueda, sin mas condiciones que el aval popular. 




























.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada